SENSEI, SENPAI Y SEITO

By LGCouyet

SENSEI 先生

481445_10200186240128875_1322661287_n

SEN = antes SEI = nacer: es el término japonés que designa a un maestro, un sabio o a una persona docta.

Literalmente, sensei significa “el que ha nacido antes”, a partir de los caracteres kanji sen (先 antes) – sei (生 nacer, vida). O bien desde la filosofía como “el que ha recorrido el camino”.

Según los japoneses tradicionales, se le denomina así porque la única diferencia que hay entre un alumno y un maestro es que éste simplemente ha nacido antes, y que posee; tanto el conocimiento como la experiencia, y por eso puede enseñar.

Cuando alguien decide ser maestro de cualquier asignatura, de cualquier especialidad y a cualquier nivel, adquiere una gran responsabilidad para con el alumno, la familia y la sociedad. No se puede ser un simple trasmisor de la asignatura, hay que ser un forjador de mentes, con un alto nivel de humanidad, con un elevado índice de compromiso a las causas justas del hombre, con el decoro y la dignidad de que debe estar investido el verdadero hombre y teniendo presente que el ejemplo personal es una de las vías más importante a la hora de educar.

En el Karate, un Sensei es mucho más que un instructor, pues el simple dominio de la técnica o un alto nivel académico-docente, no llena la expectativa real de la enseñanza, el Karate contiene muchos aspectos éticos y espirituales, que van más allá de una enseñanza física y técnica.

Un Sensei enseña y educa. Debe ser de perfil modesto, sencillo, culto, estoico, austero, ético y justo.

La prioridad de un Sensei es lograr que el alumno alcance una visión positiva de la filosofía de las artes marciales, que lo convierta en una persona con un alto sentido de la responsabilidad, de justicia, de bienestar social, y de respeto a las normas éticas del Budo (Camino del guerrero). La sola consagración a la enseñanza técnica no es, ni será nunca, la esencia real de los objetivos de un Sensei.

El lograr en el discípulo una amplia sensibilidad, capaz de ver la belleza estética de las formas técnicas del Karate do y apreciarlas con prisma propio, alcanzando a la vez un alto nivel de ejecución y aplicación de cada uno de los elementos técnico, táctico y filosófico es sin lugar a dudas tarea primaria de un Sensei.

Es sin duda la figura del Sensei el eslabón más importante en la conformación de una personalidad psíquicamente estable, en la formación filosófica y en la formación de valores, y en el desarrollo táctico y técnico del alumno.

SENPAI 先輩

DSCN0480

Literalmente, compañero de antes. Su connotación es la del más antiguo.

Sempai se refiere al miembro de mayor experiencia, jerarquía, nivel y edad en el Dojo que ofrece su asistencia, amistad y consejo al miembro de recién ingreso o sin experiencia, conocido como kōhai, quien debe demostrar gratitud, respeto y, en ocasiones, lealtad personal. El sempai actúa de manera simultánea como amigo y como tutor, disciplinando y enseñando la conducta apropiada a los novatos.

El Sempai es el que sigue al Sensei, el más antiguo o el de mayor nivel, ayudante del Sensei o alumno aventajado. Sus principales responsabilidades son velar por el orden en el Dojo, trasmitir a los grados inferiores los conocimientos recibidos del Sensei y exigir el cumplimiento de las normas disciplinarias y éticas del Budo (Camino del Guerrero).

Para elegir o estimular a alumnos al rango de Senpai el Sensei deberá tener la seguridad de que el seleccionado esté verdaderamente en el camino de las artes marciales, que sienta el deseo e interés de superación y la vocación docente, que goce de prestigio ante sus compañeros y la comunidad, que posea un nivel técnico y teórico en Karate do que le permita impartir clases a los grados a él asignados.

Tiene la potestad impartida por el Sensei para impartir disciplina.

Es el encargado de impartir clases a los grados inferiores o todos los grados en ausencia del Sensei y/o a solicitud del mismo. Es el Sempai de un Dojo, ejemplo, por su actitud prestigio y respeto a las normas éticas del Budo. Son estas cualidades motivo de admiración, respeto y estima lo que lo convierten en líder de sus compañeros.

SEITO – Estudiante

Senpai-Kohai

Nadie es maestro sin alumnado; esto es una máxima. La existencia de discípulos hace al maestro. Desde que vemos la luz por vez primera en nuestras vidas, comienza el aprendizaje. La asistencia a la escuela nos convierte en alumnos, y comenzamos desde muy pequeños a comprender la importancia del maestro y así nace en nosotros el interés por el conocimiento.

La formación disciplinaria comienza desde los primeros grados primarios, así como la relación discípulo-maestro. En las artes marciales y específicamente en el Karate, el alumno adquiere nuevas responsabilidades de estudio y un diferente concepto de la figura del maestro. El régimen disciplinario propio del Karate do, hará que en el alumno germine una disciplina consciente, que lo haga alcanzar en el Dojo un lugar privilegiado.

El Seito deberá observar las normas de conducta o de moralidad de las Artes marciales, estas normas son las siguientes:

1-Reisetsu o Mamori. La presencia, porte y aspecto.

2-Shingi u Omongi. Lealtad al Sensei.

3-Jojitsu ni Oborezu. Respeto a las diferencias entre Sensei, Sempai y Seito.

4-Shinken ni Tesseyo. Seriedad y esfuerzo. Disciplina en el Dojo.

El alumno se debe al maestro tanto como éste al alumno. El alumno deberá respetar y ser respetado, aprender y trasmitir a los grados inferiores sus conocimientos, creando así una cadena de enseñanza-aprendizaje que retroalimente a todos. Su aspiración primaria será convertirse en Sempai de sus condiscípulos dando así el primer paso en el Do.